Serpiente Coralillo Verdadero y Falso

by: Fijaredo     Published on: 31 July 2013

Views: 936,960

2,244    456   

Description :

Recuerda estas rimas para poder distinguir los dos tipos de serpiente coral.Rojo toca amarillo, mata a un amigo. Rojo toca negro, es amigo de Pedro.Rojo toca amarillo, mata a un amigo. Rojo toca negro, no tiene veneno.Rojo toca amarillo, ya estás perdido. Negro toca rojo, no es nada serio.Como puedes ver, existen varios tipos de rimas. Pero no todas las serpientes coral siguen ese patrón de colores. Como te mencioné, depende de la región en la que vivas.Observa el patrón de colores de la serpiente, (los anillos que rodean su cuerpo, y verifica si los colores rojo y amarillo están juntos; si es así, esta es una serpiente coral venenosa.Si se trata de una serpiente coral venenosa, el patrón de colores es. rojo, amarillo, negro, amarillo, rojo.En el caso de una serpiente falso coral, el patrón de colores que sigue es. rojo, negro, amarillo, rojo y en algunos casos azul.Observa el color de la cabeza de la serpiente y confirma si es de color negro y amarillo o rojo y negro. La cabeza de una serpiente coral venenosa es de color negro; mientras que una falso coral tiene la cabeza color rojo con una pequeña marca negra.El patrón de colores de una serpiente coral venenosa es. rojo, amarillo, negro, amarillo, rojo, amarillo, negro.Mientras que una falsa coral sigue otro patrón de colores. rojo, negro, amarillo, negro, rojo, negro, amarillo.Las serpientes coral venenosas, son muy peligrosas por lo que es mejor que te mantengas alejado de ellas.Las falso coral no son venenosas, pero ten cuidado al igual pueden morder y lastimarte.Recuerda que si estás en una zona de serpientes, tienes que moverte con cuidado, ver dónde pisas y si vas a descansar asegúrate que sea en un lugar libre de serpientes.En México no es fácil diferenciar un coralillo verdadero de uno falso, por lo que debemos tener mucho cuidado cuando nos encontremos con una serpiente multicolor.En la naturaleza animada el rojo es un color lleno de significado. Para los humanos, lo mismo que para muchos de los animales, actúa como una vistosa señal; innumerables plantas producen flores rojas, con las que atraen insectos y otros especímenes que buscan el néctar; por el contrario, en el reino animal el rojo significa con frecuencia lo opuesto, es decir, ¡alerta!, ¡peligro!, ¡no me puedes tocar!, ¡no me puedes comer!; entre los insectos este color también es muy usual. Sin embargo, el color rojo no es común entre los animales más desarrollados y de mayor tamaño; por ejemplo, las serpientes son normalmente del color de la tierra o verdes, al igual que su medio ambiente, porque su camuflaje les garantiza la sobrevivencia.Por ello, no es sorprendente que las serpientes parcial o completamente rojas sean desconocidas en la mayoría de las regiones de la Tierra. No obstante, en el Nuevo Mundo la evolución ha generado un considerable número de serpientes coloradas.Los coralillos, o corales, son serpientes venenosas muy conocidas y temidas en México y en otros países de América Latina. Pero además existen en estos países diversas serpientes que se parecen a los coralillos, aunque en realidad se trata de culebras no peligrosas, conocidas como falsos coralillos o falsos corales. Algunos de estos falsos coralillos son sorprendentemente semejantes a los auténticos, al grado de que apenas pueden ser diferenciados por los propios expertos. Ello explica que en el lenguaje náhuatl se utilice el mismo nombre para ambos coralillos. Uno de sus nombres es cuicuicóatl, que significa "serpiente de diferentes colores": de cuicuiltic, "colores diferentes", y cóatl, "serpiente". Tlapapalcóatl quiere decir "serpiente multicolor", derivado de tlapapalli, "muchos colores". Sin embargo, la población autóctona mexicana sí sabía diferenciar a la mayoría de los falsos coralillos de los auténticos.Hábitat.El lugar de origen de los coralillos son las regiones tropicales de Centro y Sudamérica, de donde procede la mayor parte de las 65 especies conocidas. En México hay 14 especies, la mayoría en Guerrero, Oaxaca, Veracruz y Chiapas. Sólo algunos han logrado sobrevivir en zonas muy secas. En las extensas regiones desérticas del norte de México y del suroeste de Estados Unidos habitan solamente dos especies y en Baja California no se halla ninguna.En las cercanías del mar hay coralillos, al igual que en los montes, y una especie, la Micrurus fulvius fitzingeri, habita en la meseta central, hasta los 3 mil metros sobre el nivel del mar.